Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 15 de enero de 2010

UTENSILIOS Y ALMOHADILLAS

Los utensilios
Antes que nada definir lo que es repujar: es dar volumen al papel colocándolo sobre una superficie blanda que ceda ante la presión de un repujador, el papel ha de ponerse al revés de donde está dibujado el patrón. El resultado es la relevancia de pétalos, hojas, tallos... que se vuelven de color blanco por el derecho. Los repujadores son los útiles de repujar ¡lógico! Perforar es hacer agujeros y ¿se hacen con...?
Los útiles los hay de varias marcas, todas ellas caras. Han multiplicado el instrumental hasta el infinito y cada año sacan novedades. Algunas personas se limitan a usar prácticamente lo mismo que se usaba en los conventos, cinco o seis instrumentos; otras están a la última y le hacen juego a las empresas comprando todo lo que sale y presumiendo de tenerlo. Hay algunos que se usan tan raramente que no merece la pena comprarlos.
Los repujadores casi siempre se usan por detrás del papel para darle relieve por delante: hay uno acabado en punta fina para marcar las líneas de los dibujos y rellenar los espacios muy pequeños. Los hay terminados en una bola de diferente tamaño y que se utilizan dependiendo del tamaño de aquello que se va a repujar: bolita, bola mediana, bola gorda, y supergorda. Esta última para espacios grandes. Hay esfumadores o sombreadores que consisten en una especie de clip de diferente anchura cuya misión es la misma que los anteriores aunque el efecto es distinto. Está el llamado palo de hockey, el más versátil. Llegar a saber usar bien todo esto es cuestión de tiempo y de ingenio. Al principio agobia bastante ver cómo tus pétalos, tus hojas,... no se parecen en nada a los modelos. Con el tiempo y los trucos que se van aprendiendo en los libros, a través de personas o por ti misma se acaba repujando bien y los trabajos son de gran belleza. Se pueden usar distintos movimientos para repujar, pero el más frecuente es el de rayar el papel como si estuvieras encendiendo una cerilla o repujando con cierta intensidad en círculos para producir una sombra leve; hay que ir dando vuelta al papel a medida que se van repujando los elementos, principalmente si están dispuestos en forma circular como los pétalos de las flores, o en dos direcciones como las sombras de las hojas... Con los repujadores de bola no es recomendable hacer como cuando se escribe o se pasa el repujador fino del todo.
Cuando se usa por el derecho es para dar profundidad, por ejemplo en pétalos que hacen cuenco, interior de campanitas navideñas, revés de las hojas si se ve... o los nervios de las hojas y rayitas de los petalos. Para repujar por delante nohay que olvidar poner encima del papel un plástico celofán para evitar que salgan brillos.
También tienen efecto repujador los llamados de estrella que los hay de dos o tres tamaños dependiendo de la marca. Se pueden usar individualmente o combinar entre ellos aunque el pequeño es el más utilizado.
Pergamano tiene un libro de Kannikar S. fabuloso para aprender a repujar pero está en inglés; si lo queréis al menos en francés meteor en la página de Pergamano y preguntad en el foro. También existe un DVD (volumen 1) que ilustra el libro; está muy bien.
Perforadores:
- De una punta: se usaba para picotear el contorno de la tarjeta y separarla del resto que sobraba. Pinchando de forma regular alrededor de modo que cada agujero quede muy cerca del anterior y sea fácil cortar a mano. Actualmente se usa principalmente por detrás para hacer relieve a distintos elementos picando muchas veces de tal manera que por el derecho se ven pequeñísimos volcanes que hay que repujar suavemente con la bola gordita para cerrarlos y evitar que se vea a través de ellos; también hay que repujar con la misma bola (o la que corresponda) por detrás para volver blanco el motivo. Esto mismo se puede hacer con el perforador de una aguja pero más gruesa y sin hacer agujeros al papel, de modo que lo que queda es un repujado a base de puntos blancos acumulados. El perforador de una aguja sustituye a todos los demás, aunque, lógicamente, se ve más artesano el trabajo por la irregularidad que pueda darse. Los perforadores de otras formas hacen un picado perfecto y más rápido. Este perforador también se utiliza con la rejilla de agujeritos pequeños.
Los siguientes perforadores se utilizan casi exclusivamente por el derecho, salvo los casos en que las artistas quieran hacer algo novedoso.
- De dos agujeros: para recortar la tarjeta de lo que sobra y para el ahuecado de algunas partes interiores. Se pica siempre por fuera de la raya y metiendo una de las agujas por el último agujero que se hizo, así la distancia entre uno y otro es exactamente igual y al cortarlo con la tijera queda perfecto.
- De tres agujeros: no es un perforador imprescindible porque lo mismo puede hacerse con el perforador de una aguja. Al picar se forma un triangulito que normalmente hay que repujar en el centro y después volver a meter el perforador y mover ligeramente a los lados para agrandar los agujeritos que entonces ya no aparecen redondos, sino como una coma. El efecto es muy bonito. También se pueden hacer pequeños semicírculos rodeando los agujeritos.
- De cuatro agujeros: al picar se forma un cuadradito que normalmente es para cortar con tijera y se forma una crucecita preciosa y muy artística. Los principiantes se vuelven locos cuando les sale bien por vez primera, porque tiene su aquello... Hacer varias picadas seguidas con este perforador, pinchando siempre en los dos últimos agujeritos hechos forma rectángulos de diferentes largos. Hay un perforador de cuatro agujas en forma de rombo y se usa bien poco. Yo no lo tengo, ni ganas tampoco.
- De cinco agujeros: con la misma disposición que los cinco puntos de un dado. Sale un poco más grande que el cuadradito anterior y normalmente es para repujar el centro con la bola mediana o grande y posteriormente también se vuelve a meter por el picado hecho para moverlo suavemente y hacer los agujeritos de las esquinas como comas.
- Semicírculo: varias agujas dispuestas de esa manera. Los efectos de este perforador son muy variados y muy llamativos pues tiene muchas posibilidades: conchitas, semicírculos rellenos, la estrella dentro del semicírculo...
- Semicuadrado: puedo decir lo mismo que con el anterior, es un triángulo que al hacerlo doble se convierte en cuadrado; tiene muchas posibilidades.
- Perforadores con formas: media estrella, florecita, corazón, ángulo recto, estrella, cruz grande, gota, media luna, almendra, la S... son caprichos por decirlo de algún modo. Algunos patrones los usan pero más raramente y pueden ser sustituidos por el perforador de una punta. Además son muy caros.
- Los perforadores usados para las rejillas son el redondo, el cuadrado y el triangular. Son más gruesos y el útimo se una apenas..


La tijera: este es un elemento importantísimo y de su buen uso depende la belleza de una tarjeta. Las crucecitas, muchos elementos de picado y los bordes del terminado se trabajan con este instrumento. No es una tijera al uso, son especiales porque las hojas son muy finas y las puntas también, pues deben introducirse por los agujeros de las perforaciones hechas con los perforadores, que son muy pequeños. La forma de cogerlas asusta a los que empiezan, ya que hay que meter por arriba los dedos índice y corazón y dejar la curva de las hojas hacia abajo para poder meter las puntas en los agujeritos perforados. Es difícil al principio pero es de los pasos que más les gusta a las aficionadas. Una vez enganchados los agujeritos hay que hacer un movimiento de corte rápido y con cierta presión hacia abajo, de tal modo que el efecto es una puntita triangular en el papel cada vez que corta. Este triangulito siempre apunta al artesano.
Para el cortado de las crucecitas hay que dar un cuarto de vuelta al papel cada vez que se corta un o de los lados, si no los piquitos no salen.
Hay otro utensilio para cortar que no es la tijera, sino una especie de pinzas cortantes, es muy práctico también, mejor que la tijera, pero sobre gustos no hay nada escrito.
Ha quien corta las crucecitas con cutter: es una barbaridad y es imposible que salgan bien, porque serán cortes pero no una crucecita hueca.
El instrumental hay que cuidarlo con mimo porque es delicado y se deteriora mucho si se cae de punta, sean perforadores, repujadores y sobre todo la tijera. Un instrumento despuntado o abollado se hace inservible. Por eso es preciso colocar el capuchón a todos los que lo tengan una vez terminado su uso. Si el instrumental es cilíndrico es bueno disponer de un recipiente para introducirlo y no dejarlo sobre la mesa donde puede rodar y caer al suelo (yo me hago mis propios portalápices cortando con un cútter las botellas de plástico de gel o champú que tengan suficiente base); también les pongo ese tubo de goma que tienen algunos bolígrafos (se los pido a mis alumnos cuando se les acaba la tinta).
Es importante también tener un cutter de precisión para cortar las tarjetas que no están acabadas con aguja, sino solamente cortadas.


Bases usadas para repujar y perforar:
Antes que nada decir que se hace imprescindible una base para trabajar y sobre ella poner la base de calcado, repujado, picado y que sirva para cortar sobre ella la tarjeta con el cutter, por tanto que cicatrice los cortes.
Para el repujado hay varias bases en el mercado. Son de varios tamaños (A5, A4) y flexibilidad; para los principiantes es mejor una almohadilla dura, por ejemplo la azul de Pergamano; los aventajados se valen de cualquiera porque ya tienen interiorizados los movimientos y la presión que deben ejercer dependiendo del papel y la almohadilla, sin embargo la negra de Pergamano es ideal. No resulta cara porque dura una eternidad: yo todavía tengo la primera que compré. La base más acolchada es para repujado de sombreado más complejo y se ejerce menos presión y la parte menos acolchada para el resto del repujado macizo; yo uso esta casi siempre.
Para el picado hay unas almohadillas hechas de guata, pero tienen el inconveniente de que si no se tiene cuidado pueden arrugar el papel al presionar para picar. Yo utilizo una plancha de corcho de 7 mm. aunque también lo hay de 1 cm que sería mejor. Tiene la ventaja de que es más rígido y nunca se arrugará el papel. Es barato aunque hay que reponerlo porque de tanto picarlo se ablanda y cuando empieza a soltar partículas del corcho es mejor cambiarlo. En el mercado hay también una plancha como de goma de foam negra suficientemente gruesa bastante práctica.
Para cortar con la tijerita existen también una alfombras estrechas que sirven para evitar cortarte el índice de la mano izquierda que es donde se apoya la tarjeta cuando se está usando la tijera. Yo no la veo práctica porque es importante el tacto a la hora de cortar y el índice lo tengo ya domesticado y con un callo. De todos modos, cuando el papel es bastante grueso es conveniente usar esta alfombrilla porque al cortar sin ella se producen una muesquitas blancas un tanto antiestéticas que solo vemos las personas superperfeccionistas. La alfombra negra estrecha es más rígida que la negra de foam y se puede colocar sobre ella para picar en profundidad.


Las rejillas: no son imprescindibles pero ayudan. Sirven para crear cenefas inventadas o para dar determinado aspecto a un espació suficientemente grande. Para ellas hay tres perforadores: los que producen un perforado redondo, los que lo hacen cuadrado y también triangular. Esta rejilla es como un cedazo de harina y tiene dos modelos, uno normal y otro fino. Es un instrumento útil que a las personas creativas puede darles mucho juego.
Hay otras rejillas como una plancha de aluminio con agujeros en horizontal o en diagonal; se les puede sacar mucho partido porque las posibilidades son infinitas, sin embargo a mí me parecen muy artificiales las tarjetas que se hacen con ellas. Se necesita mucha práctica para no equivocarse porque los agujeritos son muy pequeños y el perforador se mete por menos de nada en el agujero que no toca...
Luego hay plantillas con dibujos determinados: bebés, navidad, cenefas... Son prácticas y caras. No es fácil usarlas y al principio duelen los dedos y la muñeca.
La marca Pergamano tiene muchos elementos de trabajo más o menos útiles dependiendo de la creatividad de cada uno.

3 comentarios:

  1. Estupendo Conchi, me encanta tu blog y espero seguirlo.Lo he dejado aunque no del todo pero iré aportando lo poco que haga y seguro que me animo con tus enseñanzas.Besos

    ResponderEliminar
  2. Estoy enamorada de tus trabajos, me encanta la tarjetería española. Te felicito. Saludos desde Nicaragua.

    ResponderEliminar
  3. Gracias,a mí me apasiona la tarjetería y no puedo estar sin hacer algo todos los días por poco que sea. Siempre hay mil motivos para regalar una tarjeta original.

    ResponderEliminar