Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 16 de enero de 2010

CÓMO SABER SOBRE TARJETERÍA ESPAÑOLA

En la red hay muchísimo donde aprender. Páginas hay de todo tipo: desde meramente comerciales donde solo te dan un aperitivo para que acabes comprando el menú completo, hasta revistas y libros donde encontrar todo lujo de detalles para acabar siendo una artista consagrada, pasando por preciosas tarjetas que cuelga la gente en internet, patrones sin ningún tipo de instrucción acompañados por la tarjeta ya terminada que puede darte una orientación, blogs a millares donde la mayor parte de sus titulares ponen los dientes largos con unas galerías de tarjetas extraordinarias, un apartadillo de tarjetas gratis (algunas francamente malas y otras muy hermosas), una invitación a comprar tarjetas, un listado de links y otros blogs y páginas varias... pero muy escasos son los sitios donde realmente quieren provocarte la adicción a la tarjetería con explicaciones amplias, sugerentes, con emoción,... donde con pelos y señales te enseñen las diferentes técnicas, con trucos del propio bloguero (bloguera casi siempre), con aportaciones desinteresadas de ideas para mejorar el arte, con palabras de ánimo y entusiasmo para los noveles que se desesperan porque sus tarjetas distan mucho de parecerse a las que ve en la pantalla de su ordenador, por más que se empeñe pues no hay nadie que le guíe en su camino de iniciación.
Publicaciones españolas no conozco ninguna, aunque sí en castellano de América: revistas muy buenas, completas, cercanas, entrañables, llenas de vida y de color y fiesta. Libros hay muchos: la mayoría editados en Holanda en inglés; revistas con sus escasos cuatro o seis patrones con instrucciones a medias en varias lenguas y complicadas de conseguir; otras más generosas con muchos patrones, instrucciones, trucos, técnicas... a un buen precio pero en inglés (yo, de leerlas, he aprendido a saber lo que quieren decirme con su galimatías). La marca Pergamano tiene bastantes publicaciones muy hermosas.
¿Personas que te enseñen con el único interés de legarte un arte minoritario que amas con locura? Conozco a Claire, Lady Manita; ella me ha dado unos cuantos buenos consejos, pero estamos tan lejos una de otra que ya la he invitado para que venga a Sevilla: yo le sirvo de guía y ella de maestra de tarjetería. En la página de Pergamano está la posibilidad de encontrar profesoras cerca de quien las requiera pero no siempre hay. Aquí en España no hay más que tres. Si eres novata del todo creo que se puede aprender todo de ellas y si ya sabes algo seguramente hay mil cosas que debes perfeccionar, corregir, eliminar y añadir a la lista para hacer de ahora en adelante. Si crees que ya tienes un cierta perfección técnica puedes intentar hacerte profesora para tener una base aceptable a la hora de enseñar a otros.
Yo he aprendido sola y a trompicones y he tenido la oportunidad de enseñar a un grupo de nueve mujeres. Les cuento todos los secretos ancestrales, todas las artimañas para mejorar las tarjetas, todas las técnicas que he aprendido con libros y las que me he inventado a falta de ellos... les hablo de la tarjetería como si hablara de la hija de mi sangre porque en verdad la he parido sola sin nadie al lado y por eso la amo desde las entrañas. Y a las tarjetas las mimo, las acaricio, las abrazo, las beso... como creaturas que amaso con mis manos. De donde más se aprende sobre esta creación en pergamino es desde la pasión por ella. De todos modos me siento muy limitada y tengo un tope hasta dónde enseñarles este arte, por eso quiero saber más. De todos modos ser autodidacta retrasa mucho el aprendizaje de las técnicas y es preferible un guía que te haga pasar por el rito de iniciación y acompañamiento.
En Youtube hay muchos vídeos sobre el calcado, repujado, picado, pintura... hay que buscar por esas palabras otras similares que tengan que ver con esta manualidad. Si os descargáis el programa Picasa3 de Softonic podéis encontrar cientos de revistas y libros que sirven para daros una idea, pero os recomiendo tener los libros y revistas originales: hay mucha diferencia. Los patrones de los libros y revistas hay que fotocopiarlos para no estropear los originales pues hay que picarlos casi siempre, procurad siempre ser ecológicas y aprovechad folios ya usados por una cara para fotocopiar los patrones: la naturaleza os lo agradecerá.